Aislamiento térmico exterior (SATE)

 

El sistema de aislamiento térmico exterior, «SATE», consiste en colocar material aislante por la parte exterior de las fachadas del edificio, protegiendo y mejorando sus propiedades aislantes, ya sea para calor o frío.

Se puede aplicar en entramado ligero y en construcción de obra (mampostería). El material a colocar se adhiere al muro mediante una fijación, la cual puede ser fijación mixta con adhesivos o fijación mecánica.

El sistema SATE tiene varias ventajas, las más destacables son:

  • Ahorro de energía y económico: Instalar un SATE es una inversión, ya que nos ayuda a ahorrar en el consumo de energía de la vivienda, reduciendo así el gasto en las facturas del hogar.
  • Evita puentes térmicos: Uno de los principios básicos de los edificios pasivos es la falta de puentes térmicos. Una de las características del SATE es su efectividad para evitar los puentes térmicos.
  • Obra nueva y rehabilitación: El sistema SATE se puede aplicar directamente en obras nuevas con el objetivo de beneficiarse de sus ventajas, así como hacer rehabilitaciones en edificios ya construidos para mejorar sus propiedades.